¿Cuánto nos seguirá costando Sebastián Bosch?

A Sebastián Bosch le han caído tres meses de prisión -que no cumplirá- por un delito contra la seguridad de los trabajadores. La Audiencia de Valencia ha desestimado el recurso que presentó el glamuroso despacho Cuatrecases Gonçalves Pereira, un despacho que venía trabajando habitualmente para el Ayuntamiento cuando Bosch era Alcalde, a menudo sin contrato, como ya demostramos en el último pleno. Se ratifica así la condena del juzgado nº7 Penal de Valencia por el accidente laboral que sufrieron dos empleados del Ayuntamiento en 2004.

Lo recordarán perfectamente, especialmente sus familias. Cayeron al suelo desde una altura de 4 metros al ser golpeada la grúa sobre la que trabajaban por un autobús; uno de ellos sufrió un traumatismo craneoencefálico grave y el otro lesiones en el coxis. La inspección de trabajo dijo que el accidente se había producido porque no se cumplía la normativa laboral: los operarios ocupaban parte de la calzada con la grúa, los trabajos no habían sido señalizados y no había nadie regulando el tráfico para evitar accidentes. En realidad, todo fue un verdadero despropósito, como se hacían las cosas cuando gobernaba el PP de Rocafort.

A raíz de aquel fatal accidente supimos que la grúa alquilada no podía circular por la vía pública, y que en el contrato de alquiler de la máquina se especificaba claramente su uso: “Aviso importante. Para uso exclusivo dentro de recintos industriales. No se autoriza la circulación en la vía pública”. Más claro, imposible. Supimos también que el Ayuntamiento no había facilitado a los operarios formación en materia de prevención de riesgos laborales, ni tan siquiera información sobre el manejo de la grúa, ni tenía efectuada la evaluación de riesgos laborales (ni de aquellos puestos de trabajo, ni de ningún otro). Tampoco había previsto el gobierno local del PP medidas de prevención a pesar de que se trataba de una actividad calificada como “peligrosa”. Así se las gastaban.

Ahora que la sentencia es firme, la dirección provincial del PP asegura que estudiará la expulsión de Bosch del Partido Popular, aunque el PP de Rocafort dice a través de su presidente y portavoz municipal que se ha enterado de todo por la prensa. El portavoz del PP no se entera de casi nada, eso es cierto, aunque si Bosch es expulsado tendrá que exigirle que renuncie también a su acta de concejal. Ya veremos qué hace Bosch, que lleva muy mal que le mande su pupilo. Y ya veremos qué hace su pupilo cuando le desobedezcan, dada su natural inclinación a perder los estribos.

¿Cuánto nos costará a los vecinos? Si no paga Bosch: 189.665 € + intereses demora desde 2004.

La sentencia que ahora ratifica la Audiencia condenaba a Sebastián Bosch a indemnizar con 279.665 € a uno de los operarios y con 12.495 € a otro. Además, hay que resarcir los daños ocasionados al vehículo con unos 10.000 €, aproximadamente. Pero, ¿Quién tiene que pagarlos? La sentencia dice que en primer lugar responde el condenado; en segundo lugar responde la aseguradora y, en tercer lugar y subsidiariamente (es decir, hasta donde no lleguen ni el condenado ni la aseguradora) responderá el Ayuntamiento.

Así, Sebastián Bosch es quien tiene que abonar estas cantidades, porque se trata de una condena penal y quien responde es él, quien responde es el condenado. La póliza de crédito de la compañía OCASO respondería antes que el Ayuntamiento, pero con un máximo de 90.000 € por siniestro, no acumulables, de manera que quedarían por pagar 189.665 € del primero de los operarios (279.665 que marca la sentencia menos 90.000 que cubre la póliza = 189.665 €). La indemnización del segundo operario más los daños en el vehículo quedarían cubiertos por la aseguradora, por ser cantidades inferiores a los 90.000 € que cubre la póliza por siniestro. Si Bosch se declarara insolvente, o logra demostrar que no puede pagar la totalidad del importe, el Ayuntamiento respondería subsidiariamente (es decir, solamente en ese caso) y por el importe que Bosch demostrara no poder pagar, que no necesariamente tendría que ser la totalidad. La sentencia estableció que el Ayuntamiento debe responder si no paga Sebastián Bosch, lo cual es adecuado, pues garantiza que las víctimas del accidente perciban efectivamente las indemnizaciones a las que tienen derecho, pero puede parecer poco justo, porque si Sebastián Bosch logra demostrar ante el juez que no tiene dinero, o que no tiene bienes embargables a su nombre, todos los vecinos tendríamos que pagar 189.665 € por él, además de los intereses de demora generados, que podrían estar en torno a los 60.000 €.

Anuncios

  1. Esto es muy grave, gravísimo. Me parece más grave aún el desconocimiento de todo esto por parte de muchísimos vecinos. Y aún es más grave el “no querer enterarse de todo esto” por parte de otros tantos vecinos, que lo ven por la calle y lo saludan con la actitud del que saluda al torero cuando sale en hombros por la puerta grande. Vecinos que lo han seguido votando, porque, señores, si votas al PP de Rocafort, estás votando a Sebastián Bosch, que iba de cabeza de lista. La gravedad aumenta cuando lo ves sentado en un Pleno, con la desfachatez del que no tiene vergüenza ni la conoce, con la sonrisita del que se ríe de su vecinos, votantes del PP o no, del que no se respeta ni a sí mismo, del que va “sobrao” de pasta, pero como hay “trampas” muy legales, pues no le pueden quitar nada. Es muy grave, señores, que el portavoz de su partido insulte la inteligencia (poca o mucha) de sus votantes y militantes diciendo que van a estudiar la expulsión de este “personaje”. ¿Estudiar? Pero, ¿hay algo que estudiar al respecto?, pero, ¿es que sus votantes, militantes o no, no tienen nada que decir ante esto?, ¿no tienen vergüenza tampoco?. Si nadie entre esta cantidad de personas que lo votaron, que lo apoyaron, dice nada, si nadie protesta, si todos lo apoyan, pierden mi respeto, que hasta ahora lo tienen, como tienen el derecho a votar y apoyar a un grupo tan insolvente, incapaz, inculto, impresentable como éste PP de Rocafort. Que tengamos que sufrir la presencia de esta panda formada por un par de histéricas, uno que no abre la boca, otro que la abre y no se le entiende, un condenado por la justicia y un portavoz que da grima…no hay derecho. Esto es gravísimo. Con lo mal que dejaron este Ayuntamiento, con lo mal que lo está poniendo el Gobierno de Rajoy, y encima hay que pagar lo que este indeseable dice que no tiene, cuando todo el mundo sabe que lo tiene y con creces. Esto es muy grave. Y lo más grave es que NO PASA NADA.

  2. La descripción de Vecina cabreada es perfecta.

    Sorprende el silencio de su grupo ante este acontecimiento. Y ya se sabe: el que calla otorga.

    Pero hay una esperanza. El otro día, en un bar, me decía un militante -que es bastante más definitorio que votante- del PP en Rocafort: De verdad, estoy muy decepcionado de la política. Yo no he trabajado para esto…

    Ese es el inicio, el reconocimiento de una descomposición moral. Pero falta un paso más: manifestarlo públicamente, en su propio partido, y exigir que los que han participado y siguen participando en ella se vayan a sus casas y callen durante un tiempo. Si se quiere ser totalmente íntegro, hay que denunciar, exigir responsabilidades y renovar. Este pueblo necesita gente nueva, limpia, racional para un partido del que se han apoderado personajillos funestos. No solo es grave lo que han hecho. Es más grave la herencia que han dejado y aún mantienen.

    Aunque, sabiendo cómo se las gasta esta panda de atracadores de la política, comprendo que es exigir demasiado. Saben cómo imponer silencio entre su gente. ¿”El silencio de los corderos”?

    Se me tachará de cándido, pero yo espero que “la bona gent” del partido – que la hay- lo haga.

  3. Ni todos los políticos son iguales, ni todas las políticas que se han desarrollado en Rocafort son asimilables. Más allá de corregir una deuda desbocada y un método de trabajo absolutamente ineficaz, en Rocafort también hace falta abrir las ventanas del ayuntamiento a la participación ciudadana. Hay que cambiar la visión, porque cuanta más gente esté bien informada de los asuntos municipales, más ideas tendremos para salir de una crisis que, insisto, no es únicamente económica.

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s