Carlota 1-0 Llácer

¿Por qué el PP de Rocafort expulsó a Sebastián Bosch del Grupo Municipal tras conocerse su condena por el accidente laboral de 2004, y en cambio, mantiene a Carlota Navarro, condenada por cobrar indebidamente del Ayuntamiento de Rocafort más de 25.000 euros durante la pasada legislatura? ¿Por qué a unos sí y a otros no? A Llácer le molestaba Bosch en el Partido Popular de Rocafort, pero por lo visto, con Carlota Navarro no se atreve. La propia Carlota Navarro colaboró (y firmó) en la expulsión del grupo popular de quien fue su jefe durante tantos años. Bosch era la pieza que se cobraron para controlar el PP de Rocafort, y ahora el puzzle se tambalea con la condena de Carlota Navarro.

El presidente local del PP de Rocafort no aplica el código ético de su partido. Porque fue él quién expulsó al que fuera alcalde del grupo municipal pero sin embargo no lo ha podido expulsar del Partido Popular. ¿Quién se explica esta situación? Sebastián Bosch es militante del Partido Popular, pero es concejal no adscrito porque sus compañeros de lista firmaron para apartarlo del gurpo municipal. ¿Por qué no hacen lo mismo con Carlota Navaro? Carlota marca el gol y Llácer no lidera el partido. O, tal vez, como decía Alfonso Rus:

El 13 de marzo de 2012 Llácer dijo en Levante-EMV que reuniría al comité ejecutivo del PP para valorar la expulsión de Sebastián Bosch. Fue tras conocer la sentencia condenatoria al ex alcalde. ¿Para cuándo una valoración de la sentencia condenatoria a Carlota Navarro? Con Bosch actuaron rápido, porque a Carlota Navarro y a Llácer les interesaba quirárselo de encima:

bosch_044

levante_bosch

Pero la condena de Navarro no ha despertado este interés por parte del portavoz del PP, que todavía no se ha pronunciado sobre ella.

navarro033

El PP de Rocafort no puede seguir mirando hacia otro lado. Llácer tiene que expulsar del Grupo Municipal a Carlota Navarro. Los nuevos estatutos, que el PP aprobó en su congreso nacional en Sevilla en febrero de 2.012 son muy claros respecto a las medidas disciplinarias para los afiliados condenados. La ponencia que presentó, irónicamente, el presidente del PP de la Comunitat Valenciana y de la Generalitat, Alberto Fabra, completó el texto vigente hasta entonces en el que se hace referencia a la pérdida de la condición de afiliado cuando exista sentencia condenatoria firme, como sucede con Carlota Navarro. Claro que Fabra mantiene en las Cortes Valencianas a todos los imputados. De confirmarse la imputación de Barberá y Camps en el caso Nóos, uno de cada cinco diputados del PP en Les Corts estará incurso en algún proceso judicial. Es el partido de Carlota Navarro.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: