La máquina de retroceder

“A principios del siglo veinte, el Uruguay era un país del siglo veintiuno. A finales del siglo veinte, el Uruguay es un país del siglo diecinueve. En el reino del aburrimiento, las buenas costumbres prohíben todo lo que la rutina no impone. Los hombres sueñan con jubilarse y las mujeres sueñan con casarse. Los jóvenes, culpables del delito de ser jóvenes, sufren pena de soledad o destierro, a menos que puedan probar que son viejos”. (La máquina de retroceder, de “El libro de los abrazos, Eduardo Galeano, 1989)

Esto escribía el uruguayo en 1989, en “El libro de los abrazos”. Y esto podría pensarse hoy también aquí.

Montaje_fotografico_Rajoy_plasma_Merkel

El montaje fotográfico es de @Arma_pollo, pero el problema es de todos.

Este año 35.000 estudiantes se quedan sin beca como consecuencia de los nuevos criterios de concesión impuestos por el ministro Wert. El año que viene serán 85.000. En dos cursos, hemos retrocedido al 16% de tasa de cobertura de becas, cifra similar a la que había en el curso 2003-2004, hace una década. Hace poco más de un mes, el Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, dijo que “el aborto tiene algo que ver con ETA”. Otra diputada del PP añadió que abortan más mujeres sin estudios que universitarias, colocando el debate justo en el punto en que estaba en la década de los cincuenta.

Rajoy nos ha metido en la máquina del tiempo, pero vamos en dirreción contraria. Vamos retrocediendo ley a ley, desandando el camino.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: