No es una chiquillada: es un delito en 8 países

Cospedal manda un whatssap y aparecen una docena de chavales con una misión en la vida: jalear a la jefa en los soportales de la Audiencia Nacional. Una comparsa habitual en las frecuentes citas judiciales de los dirigentes del PP. Los chavales se calientan y acaban insultando a los jubilados afectados por las preferentes.  Se burlan de un pensionista que reclama el dinero que le han estafado los bancos mientras corean sus consingas hasta el extásis afónico. Con todos ustedes, las Nuevas Generaciones del Partido Popular.

Unas Nuevas Generaciones del Partido Popular (NN.GG.) que tienen muy poco de “nuevas”. Por su actitud sumisa al mando orgánico del partido y por la simbología que esconden se parecen mucho más a la Organización Juvenil Española (OJE) que soñó y fundó Franco. La OJE dependía directamente de la Secretaría General del Movimiento, como las NN.GG. dependen directamente de la polémica Secretaría General del PP. El lema de la OJE también sigue haciendo su papel para elegir a los dirigentes de NNGG: “Vale quien sirve”.

Este verano se han lucido. Hemos visto a Carmen Melisa Ferrer, Concejal de Juventud de Canals, posar junto a la bandera franquista. También lo hecho Juan Antonio Sanz, Secretario de Organización de NNGG de Valencia, quien además colgó su hazaña en Facebook. Daniel Terrades, Secretario General de NNGG en Gandia y, cómo no, empleado público municipal, brinda su saludo fascista a la cámara junto a un mausoleo de caídos por Dios y por la Patria. Claro que para el Alcalde de Gandia el incidente no tiene importancia porque “son jóvenes”. Todavía hay más: Chesco Sáez, presidente de NNGG de Xàtiva, también posa en otra fotografía con el brazo en alto y el Presidente de la Diputación, Alfonso Rus, lo considera una “chiquillada”.

En el mes de abril dimitió la presidenta de NNGG de Sevilla por publicar una foto en Facebook en la que aparecía junto al escudo preconstitucional del Valle de los Caídos, pero parece que en la Comunidad Valenciana esta misma actitud no sonroja a nadie en el PP. También en Sevilla, otro dirigente de NN.GG. fue obligado a pedir disculpas tras insultar a varios homosexuales en su cienta de twitter.

FachasGeneraciones

La dirección del Partido Popular no puede tomarse a broma la simbología fascista que exhibe un preocupante número de dirigentes de NN.GG. Ni son chiquilladas ni son casos aislados. Lo han dicho muy claro las Juventudes Socialistas: para ser demócrata hay que ser antifranquista. Estas personas tienen que dimitir de sus cargos y deben ser cesados en sus empleos públicos. En muchos países (Alemania, Austria, Hungría, Francia, Lituania, República Checa, Polonia, Rusia) estos símbolos están prohibidos y su difusión pública está perseguida, incluso con la cárcel. Francia es particularmente severa. Aquí, los líderes del PP apoyan y justifican la simbología fascista con la que se retratatan sus cachorros, y los “nazis” son, para la jaleada Cospedal, quienes se manifiestan contra los desahucios.

nngglafoto

Así posan los muchachos del PP. Son “chiquilladas” para Alfonso Rus. Esta fotografía se consideraría delictiva en 8 países. Aquí el PP dice en boca del Alcalde de Gandia que la foto es “todavía más tolerable” porque son jóvenes, mientras Cospedal llama “nazis” a los miebros de la PAH.

Me parece muy razonable la posición mantenida por la Asociación Progresista de Fiscales. Nuestro ordenamiento (arts 515.5 y 517.1 y 2 del Código Penal) tipifica la apología del mensaje racista, xenófobo, homófobo y discriminador del nazismo y de cualquier otra ideología motivada por el odio discriminador. En julio de 2.010 la Audiencia Provincial de Madrid condenó a tres años de cárcel a los cabecillas de la organización “Sangre y Honor”. En la exposición de su informe, la fiscal recalcó que el único fin de la asociación era el de promover “la discriminación contra determinados grupos de personas y luchar para conseguir la Europa Blanca que promovió Adolf Hitler durante el III Reich”. “Esta asociación genera peligro porque crea un clima de violencia y hostilidad”.

En 2010 un tribunal de Barcelona sentenció a Pedro Varela, propietario de la Librería Europa, especializada en la difusión de literatura xenófoba y fascista, a una pena de un año y tres meses de cárcel por el delito de «difusión de ideas genocidas», además de sentenciarlo a otro año y seis meses, «por atentar contra los derechos fundamentales y las libertades públicas garantizados por la Constitución». El juzgado ordenó además confiscar la totalidad de los libros empleados para cometer tales ilícitos, junto a una serie de objetos relacionados a la acción delictual, entre los que destacan un busto de Adolf Hitler, banderas con esvásticas y afiches de propaganda nazi.

El pasado mes de enero, la sala Black Note de Valencia suspendió un concierto de una banda de estética skinhead y filosofía neonazi ante el rechazo del público habitual de la prestigiosa sala y de numerosos grupos de la escena musical valenciana.

El PPCV y el fascismo activista: un matrimonio bien avenido.

Sin embargo, en la Comunidad Valenciana el PP convive dentro y fuera de sus filas con el fascismo activista, sin tapujos de ningún tipo. En l’Horta Nord vivíamos recientemente el último episodio del largo matrimonio entre el Partido Popular y la organización fascista España 2000, con motivo de las concentraciones convocadas por la ultraderecha contra el catalanismo en Burjassot. En el cartel de la convocatoria aparece el logo del PP junto al de España 2000 y otras organizaciones de corte radical.

Entre los años 1999 y 2004 el Partido Popular adjudicó 18 contratos a la empresa “Levantina de Seguridad S.A.”, de infausto recuerdo para muchos vecinos de Rocafort, por un valor de casi 6 millones de euros. Una empresa con una organización paramilitar, propiedad del activista xenófobo y ultraderechista José Luis Roberto, a la sazón presidente de los propietarios de clubs de alterne, otra de las especialidades de algunos dirigentes de NN.GG. En noviembre de 2002, la empresa de José Luis Roberto volvió a suscribir otros tres contratos con la Generalitat –dos de ellos, el mismo día-, por un total de 296.014 euros. Nada más comenzar 2003, el 21 de enero, Levantina S.A. recibía el premio gordo: un contrato por 2.375.392 euros por vigilancia y seguridad en centros de la Consellería de Sanidad. Ese mismo año se suscribieron otras tres contrataciones por un importe de 1.030.398 euros. En 2004. Levantina de Seguridad recibió de manos del PP la cantidad de 262.800 euros por la vigilancia del Teatro Romano de Sagunto. En 2005, el Instituto Valenciano de Seguridad Pública subvencionó formación a policías en gimnasios de este defensor de la violenta lucha conocida como vale-tudo . El Instituto Valenciano de Seguridad Pública (Ivasp) subvencionó unos cursillos de defensa personal para policías en el club de lucha Chute Boxe propiedad de José Luis Roberto. (Datos obtenidos de la web rebelion.org)

Así viven (y conviven) las derechas valencianas. La tibieza del PP para con los dirigentes de NN.GG. que posan con simbología nazi tiene su justificación: conviene contentar a los sectores más radicalizados para captar los votos de la extrema derecha y evitar el surgimiento de formaciones políticas mas allá del centro teórico en el que se posicionan publicitariamente. Otra cosa bien distinta es a cuántos van a seguir engañando.~

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: