El Gobierno exhibe como un éxito de gestión los 117.000 dependientes que fallecen sin recibir antención

Nota de prensa de la Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales (PDF).

Cada día del 2014 el Sistema de Atención a la Dependencia perdió 74 beneficiarios. Según los datos publicados por el Ministerio el último día del año 2014, el Sistema de Atención a la Dependencia ha perdido 24.529beneficiarios en el año y aún hay una lista de espera de 167.869 personas con derecho y sin atender. Hoy se atiende a 9.274 personas menos que cuando el Sr. Rajoy fue nombrado Presidente. Un año más, todos los datos son negativos y sin embargo el Gobierno insiste en alardear de mejoras en el sistema.

Los datos extraídos de la estadística oficial son los siguientes:

image

A la vista de la estadística oficial, no existe ni un solo dato que pueda corroborar las triunfalistas afirmaciones del Gobierno que intentan argumentar una mejora del sistema y la “salvación” de su sostenibilidad. Incluso el dato de reducción de la lista de espera en más de 22.000 personas, que podría parecer positivo, es consecuencia evidente del fallecimiento de personas en dicha lista de espera sin haber llegado a recibir prestaciones o servicios. Esta lamentable circunstancia (fallecer sin atención) podría haber afectado a 117.000 personas desde enero de 2012 y es, junto con la supresión del derecho a atención, la principal razón de la reducción de la lista de espera. En el último año, murieron más de 45.000 personas en situación de dependencia sin recibir ninguna prestación o servicio a la que tenían derecho. Así un dato para la vergüenza se manipula torticeramente en un intento desesperado por vender una gestión eficiente.

image

En el gráfico anterior se observa cómo obviamente la reducción de la lista de espera no se ha producido por un incremento de las atenciones.

Frente a la cruda realidad de sus datos, el propio IMSERSO difunde en las redes sociales infografías tan impropias de un organismo oficial como esta:

image

Ningún observador podría permanecer impasible ante la falta de objetividad y de rigor en la utilización de los datos. Se hace referencia a las altas, pero nunca se indican las bajas; el dato de reducción de lista de espera se manipula al tratarse aisladamente de las altas en servicios y de las bajas por fallecimiento; se hace referencia a la “herencia recibida” de la deuda de 1.034 M€ con la Seguridad Social que, si bien es cierta, se resolvió cruelmente con la supresión de las cotizaciones por los cuidadores familiares, reduciendo la financiación a las CCAA por el Nivel Mínimo en un 13% y suprimiendo el Nivel Acordado; se ofrecen datos de empleo en el sector que, vistos con perspectiva, no son demasiado favorables como veremos más adelante; se miente cuando se afirma que el Estado aporta la mitad de la financiación cuando los “recursos adicionales” a los que se alude no tienen tal finalidad, utilizando un informe del Tribunal de Cuentas que hubo de ser corregido para evitar precisamente la confusión en la financiación estatal y del que aún no se ha dado cuenta al Parlamento.

Entendemos que entramos en periodo electoral, pero cabría esperar una separación más nítida entre la actividad política y el rigor científico y la objetividad que deben operar en los organismos oficiales.

¿Presumen de transparencia?

  • Contesten -si pueden- a la siguiente pregunta: ¿Cuántas bajas de dependientes con derecho a atención y que estaban en lista de espera se han producido por fallecimiento desde enero de 2012? Nuestros análisis indica que han sido más de 110.000 personas.
  • Publiquen mensualmente el número de bajas que se producen y no se limiten a publicar únicamente las altas.
  • Expliquen cómo es posible reducir el número de personas en lista de espera sin que las personas atendidas aumenten o, si lo prefieren, indiquen los motivos de baja de las situaciones de espera.

La realidad es que el sistema se colapsó ya en 2013 muy especialmente gracias a las medidas adoptadas en julio de 2012 y que en 2014 los datos son negativos en la mayoría de los aspectos.

En materia de empleo ligado al sector, entre 2009 y 2011 el saldo de afiliaciones a la Seguridad Social creció en 39.527 nuevas afiliaciones, aun cuando eran años de destrucción generalizada del empleo. En el trienio siguiente, el saldo de afiliaciones (a falta de los datos de diciembre de 2014) es de 19.665. El ritmo de afiliaciones vuelve a decrecer en 2014 respecto a 2013. Aquí no hay “raíces profundas”.image

Ojalá los datos de empleo fuesen más boyantes pero ello es imposible si se considera la desinversión que la Administración General del Estado ha realizado con la atención a la dependencia. Venimos años diciendo que invertir en el sector de los cuidados sería una de las acciones estratégicas más inteligentes que podría hacerse en estos momentos… pero aunque organismos como la OCDE o la Comisión Europea coincidan en corroborar esta tesis, la opción en España ha sido y es la sequía financiera y la consiguiente vulneración de derechos.

Considerando que existe aún una amplia lista de espera (168.000 personas) que se verá incrementada en julio de 2015 en otras 320.000 personas con Grado I, la perspectiva de crecimiento anual de personas atendidas, nos puede ilustrar hacia dónde va el sistema:

image

El balance provisional 2014 supone, por tanto, corroborar la destrucción del sistema de atención a la dependencia. Un sistema que estaba my necesitado de reformas profundas pero que no ha hecho sino recibir un inmenso varapalo jurídico y financiero que ha recaído sobre las personas en situación de dependencia, sobre sus familias y también sobre las administraciones territoriales obligadas a la gestión y que se ven imposibilitadas para incrementar y mejorar las atenciones al ritmo requerido por la sociedad.

Ya no sabemos que es peor: la durísima decisión adoptada por el actual Gobierno de desinvertir en dependencia o la incapacidad para asumir las obvias consecuencias que ha tenido el camino elegido. Un gobierno tiene derecho incluso a equivocarse al tomar una decisión (nadie está en posesión de la verdad), pero nunca tiene derecho a ocultar las consecuencias de sus decisiones con triunfalistas e insultantes “infografías” electorales.

Cuando haya datos realmente positivos, sin dudarlo, nos alegraremos.

Para más información: José Manuel Ramírez Navarro: Presidente de la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales e-mail: directoressociales@hotmail.com

Anuncios

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s