Lo viejo, lo nuevo y las elecciones del domingo

Publicado en El periódico de Aquí (17/12/15).

Hace pocos días el presidente Puig dijo que cada vez que
visita la capital de l’Horta Nord y pasa cerca del cementerio, le viene a la
memoria la sangre derramada por miles de socialistas durante la represión
franquista. En un mitin multitudinario en Paterna dijo además que, por todos
ellos, los votantes y los militantes del PSOE tenemos que tener la cabeza bien
alta. La memoria colectiva del PSOE también es la de quienes han pagado un
precio alto por defender un modelo social más justo.

El PSOE no es un partido nuevo. Hay quien se esfuerza en
hacer de este hecho un argumento en su contra. Tampoco es nueva la táctica
comunista de embarrar a los candidatos socialistas, censurando incluso las críticas
de Pedro Sánchez a Rajoy, aproximando sus posiciones a las de las derechas. Anguita
no logró nunca con su pinza cambiar la vida de la gente. Tan solo obtuvo la
complicidad de la derecha política y mediática, y el eco de cierta fama
de orador combativo. Nada más. Ni una sola ley. Ni un solo decreto. Creo
honestamente que Podemos-Compromis está a punto de lograr exactamente lo mismo.

Tampoco son nuevas las coaliciones de partidos minoritarios
para sumar escaños. Su único objetivo posibilista (reconocido sin ambages) es
crear un grupo parlamentario propio. La UTE no sirve para desalojar a la
derecha del Gobierno. Difícilmente se puede transformar la vida de la gente con
un objetivo tan poco ambicioso.

Detrás de cada conquista social en España está el PSOE. La
izquierda real que hace leyes y decretos, que tiene la posibilidad de
formar gobierno, y que requiere una mayoría amplia para acometer un programa
electoral ambicioso. La izquierda que no es nueva pero sí es limpia. La que ha
legislado contra la violencia de género y a favor del matrimonio igualitario. La
que ha apostado por las energías renovables. La izquierda que dejó llena la
hucha de las pensiones y subió las becas para todos los estudiantes. La que
universalizó la sanidad y construyó la mayor red educativa de nuestra historia.
La izquierda que logró que las universidades sean verdaderamente públicas. Una
izquierda que, afortunadamente, no es nueva.

Anuncios

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s