Sin consenso no hay avances en Rocafort

El pasado pleno municipal (25 de febrero) reflejó el actual buen
clima existente entre los grupos municipales. Salvando la discrepancia
y la dialéctica propia de un debate que se da entre quienes tenemos distintas
visiones y prioridades. En general, el tono y la tensión no tienen nada que ver con las que se produjeron durante el pasado mandato municipal. La
práctica totalidad de los puntos que se llevaron al pleno fueron aprobados por unanimidad. Se dio la
discrepancia tan solo en la aprobación de las actas de anteriores sesiones,
pese a que el acta refleja la adopción de los acuerdos, no es un diario de
sesiones, como recuerda a menudo Amparo Sampedro. En todo caso, y más allá de las
polémicas recientes sobre la grabación de los plenos, el debate político local está
siendo positivo y productivo. Sin duda hoy hay más diálogo entre gobierno y
oposición.

Tenemos pendiente la aprobación del presupuesto municipal y
de él depende mejorar algunos servicios esenciales para Rocafort, como la
limpieza viaria. Queremos aprobar el presupuesto con una dotación
mayor para licitar un nuevo servicio durante 2016. Ojalá pueda
adjudicarse durante este ejercicio. Sabemos que el servicio
actual es insuficiente, porque se diseñó hace más de una década y hay más
población y más zona urbana. Actualmente se refuerza con trabajadores de la
bolsa de empleo social, que ejercen una labor magnífica. Pero hay que
incrementar el servicio con más medios y con más personal, para que los empleados
de la bolsa social puedan ejercer su labor en otros ámbitos igualmente
importantes. Y para lograrlo debemos ser capaces de llegar a un acuerdo sobre
unos presupuestos realistas. Superando visiones a corto: no se trata de ver qué
logra cada grupo político en concreto, se trata de ver qué logramos todos a
una. A fin de cuentas, el presupuesto lo aprueba el pleno, no los grupos
políticos, y esto es algo que a menudo pasamos por alto.

Deseo que el buen clima político en Rocafort se traduzca cuanto
antes en un acuerdo amplio que permita aprobar unos presupuestos capaces de
hacer frente a déficits funcionales que limitan nuestra capacidad política. No
tiene sentido, por ejemplo, pedir en el pleno que se actualice con más frecuencia la web municipal
y limitar las horas de trabajo de quien tiene que hacerlo. En la
pasada legislatura, dos trabajadores se encargaban de ésta y otras muchas labores.
Hoy lo hace únicamente una persona (para ésta y esas otras muchas funciones)
con una dedicación de media jornada, porque así lo quiso la oposición.

El momento actual exige de todos los que ostentamos alguna
responsabilidad en el ámbito público un esfuerzo mayor de consenso. Ojalá
seamos capaces de lograrlo.

Anuncios

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s