Rocafort, municipio 30

Rocafort ha sido pionero a la hora de establecer en su término la velocidad máxima de 30 km/h. Esta medida nos permitirá mejorar la seguridad vial y reducir el número de accidentes, minimizando las lesiones y daños materiales que producen. También mejoramos nuestra calidad de vida al disminuir la contaminación y el ruido.

Estoy convencido de que, en pocos años, se bajará de 50 a 30 el límite de velocidad en todas las zonas urbanas. Lo pide la Organización Mundial de la Salud, las policías locales y numerosos estudios. Rocafort toma la delantera adoptando esta medida necesaria. Les explicamos aquí por qué estamos seguros de que es una buena idea.
rocafort30

En las zonas escolares resulta aconsejable adoptar esta medida para evitar los riesgos de accidentes en los que se ven involucrados menores. Existen muchas razones que nos llevan a tomar la decisión de establecer el límite de velocidad a 30 km/h. en todo el municipio. El Instituto Universitario de Investigación de Tráfico y Seguridad Vial de la Universitat de València (INTRAS) relaciona directamente la disminución de la velocidad urbana a 30 km/h. con el descenso de la accidentalidad. Las zonas 30 mejoran nuestra calidad de vida también al disminuir el ruido, hacen más fácil y seguro atravesar las calles caminando y reducen las emisiones contaminantes, elevando la calidad del aire. Contribuyen también a un uso más eficiente de la energía, una circulación más suave de los vehículos y una mejora de la habitabilidad y sostenibilidad de las ciudades.

En las zonas 30 el peatón cruza con menor peligro las calles por la mayor facilidad del conductor en detener su vehículo. Si tenemos en cuenta el tiempo de reacción del conductor y el tiempo de frenado del vehículo, la velocidad a la que se circule puede resultar vital en caso de siniestro.

Según la Organización Mundial de la Salud (2011) en un atropello a 50 km/h el riesgo de muerte es 8 veces más alto que si se produce a 30 km/h. A partir de esta velocidad, el riesgo de morir o sufrir lesiones graves aumenta significativamente además de elevar la probabilidad de sufrir un accidente. Así, en un atropello a 64 km/h mueren el 85% de los peatones; a 48 km/h, el 45%, mientras que si la velocidad es de 32 km/h solo fallecen el 5% (ETSC, 1995). Así, resulta aconsejable que la normativa y límites de velocidad en las áreas urbanas se elaboren teniendo en cuenta estos umbrales de tolerancia humana ante un impacto.

Anuncios

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s