No habrá azarbe en la huerta de Rocafort

Estamos satisfechos por el resultado de la reunión con alcaldes y representantes de la Conselleria. Nos hemos reunido hoy en Rocafort para encontrar la solución definitiva que permita canalizar el desagüe del Barranc dels Frares (Godella) hasta Palmaret Alto  (Massarrojos) sin dañar la huerta a su paso por Rocafort. La canalización será subterránea y tendrá menos diámetro del inicalmente previsto gracias a las actuaciones de laminación en la parte alta de la cuenca. Por fin la Conselleria, tras años de abandono, dará una solución a los problemas de inundaciones en Rocafort y Godella. De esta canalización se beneficiarán, además, Burjassot y Godella.

 

A la reunión han asistido Lluna Arias, regidora de Burjassot, Eva Sanchis, alcaldesa de Godella, Carles Verdeguer, alcalde pedáneo de Massarrojos, Enrique Pastor , de la Secretaría  Autónomica de medio ambiente y Manuel Aldeguer, director general del agua de la Generalitat Valenciana. También representantes de los colectivos ecologistas Per l’Horta, Agró y Godella en Lluita contra les Inundacions i Defensa del Medi Ambient.

Hemos expuesto nuestro planteamiento. Es urgente una intervención para paliar los efectos de las lluvias torrenciales en la desembocadura del Barranc dels Frares. Pero la construcción de la canalización a cielo abierto por la huerta de Rocafort habría supuesto una fractura irremediable entre Rocafort y su huerta. Por eso no se hará.

Otro aspecto importante son las intervenciones que se efectuarán en la parte alta de la cuenca. Las infraestructuras verdes de laminación tienen una doble ventaja: sirven técnicamente al propósito de reducir o graduar las aportaciones de caudal a la cuenca y suponen un impacto menor sobre el paisaje y sobre el ecosistema de la huerta. Son más sostenibles que las piscinas de hormigón, y por eso hemos pedido que se prioricen. Estos enfoques técnicos alternativos no sólo evitan las inundaciones sino que además proporcionan más servicios. 

Esta zona inundable se clasifica con un nivel de peligrosidad 4 (del 1 al 6). Esto significa que la probabilidad de que en un año cualquiera se sufra, al menos, una inundación se encuentra entre el 0,04 y el 0,01 con un calado del agua de hasta 80 cm. Los entornos urbanos van a ser especialmente vulnerables a los efectos del cambio climático. La severidad, la frecuencia y los daños asociados a las inundaciones han aumentado en los últimos años y seguirán aumentando. La preparación de los sistemas urbanos (planeamiento urbano, abastecimiento, saneamiento y drenaje) para afrontar los extremos hídricos debe ser un eje principal de la política de reducción del impacto del calentamiento global en la escala local.

Anuncios

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s