Preservar el patrimonio arquitectónico y el paisaje de Rocafort para generar nuevos empleos.

Preservar el patrimonio arquitectónico y el paisaje de Rocafort para generar nuevos empleos.

Quienes tenemos la suerte de vivir en Rocafort, disfrutamos de un entorno maravilloso. La arquitectura de las casas, nuestra envidiable huerta, la fisonomía de las calles. Los edificios emblemáticos, la tranquilidad de sus gentes. La naturaleza en el Parque Forestal de la Bonaigua. La brisa, el sol. la vegetación.

Rocafort es un pueblo amable y apacible que invita a pasear. Y queremos que siga siempre así . Para lograrlo, vamos a proteger este patrimonio arquitectónico y paisajístico. Vamos a mimar a Rocafort. Y vamos a activar un nuevo ciclo económico que permita generar nuevos puestos de trabajo en el sector servicios durante los próximos años. Hemos dado ya, durante toda esta legislatura, pasos decisivos en este camino. Un camino que nadie ha explorado antes aquí, en nuestro pueblo, en Rocafort.

A menudo, muchos vecinos me preguntan cómo es posible que el Ayuntamiento permita la demolición de casas que conforman nuestro paisaje, casas emblemáticas que dibujan la silueta de la trama urbana. Les contesto que esto sucede porque no disponemos de una herramienta jurídica para proteger a la mayoría de estas edificaciones. Este verano se suscitó polémica en torno a la demolición de ‘La Casona’, el chalet de Reig, de 1930, precisamente porque no disponemos de normas de protección para impedir estas demoliciones, cuando estas son solicitadas por los propietarios. La demolición por los propietarios fue posible porque era legal, pero no queremos que se produzcan situaciones similares en el futuro. Ha llegado el momento de avanzar en nuestros niveles de protección. Nuestro nuevo catálogo de protecciones será uno de los primeros en la Comunidad Valenciana que incluirá, además de los bienes de patrimonio cultural, los bienes de patrimonio natural y el paisaje.

Sigue leyendo

Anuncios

Empezamos el curso con nuevos proyectos para Rocafort

El verano se queda atrás y el otoño trae nuevos proyectos. Las obras en Casa Bou comienzan y en primavera podremos utilizar las nuevas instalaciones. El lunes próximo firmamos el contrato para empezar cuanto antes. Nos hemos retrasado algunos meses porque hemos preferido esperar para optar a una subvención de fondos FEDER que nos permitirá ahorrar la mitad del coste de ejecución de la obra, en torno a 900.000 euros.

Se trata de un edificio emblemático que nos identifica desde la huerta y su recuperación para uso público enriquece nuestro patrimonio paisajístico y cultural. Hemos logrado financiación de la Unión Europea para acometer este proyecto, que albergará nuevos servicios municipales, como el nuevo punto de información turística.

También vamos a remodelar algunos tramos de acera de la Avenida Blasco Ibáñez, muy deteriorados, y trabajamos para poder empezar pronto con las obras del nuevo acceso desde la carretera de Bétera a la Avenida Cortes Valencianas.

Este trimestre acometeremos además la segunda fase de la construcción del almacén municipal ubicado en El Bovalar lo que nos permitirá utilizarlo de manera estable, con un notable ahorro: el ayuntamiento ya no tendrá necesidad de arrendar el actual almacén ubicado en la calle Ausiàs March. Y seguiremos invirtiendo en la mejora de la seguridad vial, entre otras actuaciones. Vamos a mejorar la seguridad en el acceso desde Godella por la calle Valencia y vamos a instalar más badenes reductores de velocidad en numerosos tramos del municipio.

Creamos empleo local y mimamos nuestros servicios sociales. El gasto corriente y las inversiones se acometen sin contraer deuda: solo gastamos lo que ingresamos. Rocafort no tiene deuda pública y nuestro nivel de inversión crece año tras año, al igual que nuestros servicios públicos. Este año hemos recibido más subvenciones de la Generalitat y de la Diputación de València.

Les deseo un feliz inicio de curso, lleno de nuevos retos para mejorar nuestro municipio.