Queremos que Villa Amparo tenga un uso público

El viernes hablamos con el President de la Generalitat, Ximo Puig, en el Palau. Nos recibió para conocer las actividades programadas en torno a la presidencia de la Red de Ciudades Machadianas, especialmente el V Aula Juan de Mairena, celebrado este fin de semana en Rocafort.

cd35a921-4426-4f15-b1b3-07c8693e271e

Acudí con Eduard Comeig, concejal de urbanismo de Rocafort, y con Enric Albiach, Presidente de la asociación de vecinos y vecinas “Antonio Machado”, la única asociación de vecinos local que, además, toma su nombre de nuestro más ilustre vecino. A la cita también acudió Toni Such, Director General de Administración Local de la Generalitat Valenciana.

Estamos muy satisfechos, y también muy agradecidos por el interés y la sensibilidad que mostró el President Ximo Puig con la problemática de Rocafort, y en especial con la necesidad de unir esfuerzos para lograr que Villa Amparo tenga un uso público.

La casa que habitó en Rocafort el poeta Antonio Machado durante la guerra civil española sale a la venta por sus actuales propietarios. Se trata de una oportunidad única e irrepetible de conseguir que dicho inmueble pase a ser de titularidad pública y, por tanto, de todos los valencianos y valencianas. Pero sobre todo queremos reivindicar el legado valenciano de Machado con un proyecto cultural que ponga en valor nuestra condición de tierra de acogida. Sigue leyendo

Anuncios

80 aniversario de la llegada de Machado a Rocafort

Tras el vivir y el soñar está lo que más importa: despertar, escribía Machado en 1924. Se cumplen ochenta años de la llegada del poeta a Rocafort y el Ayuntamiento invita, de la mano del Consell Sectorial Rocafort Ciudad Machadiana, a despertar la memoria del intelectual, del caminante, del perseguido, del viajero ligero de equipaje que vino huyendo de aquella España en la que, de cada diez cabezas, nueve embisten, y una piensa.

Machado fue un refugiado en Rocafort. Llegó fatigado por aquella pelea de gallos que cantó Chicho Sánchez Ferlosio, aquella España machadiana que nos canta el poeta Rafael Arnanz, aquellas gentes frente a la palma de fuego que nos evoca el poeta Antonio M. Herrera e inspiran a Gabriel Benavides la partitura interpretada hoy por el quinteto de la Agrupación Musical de Rocafort. Aquella historia rota y desanimada fue la musa triste de muchos versos. El tránsito de Machado por Rocafort despierta la memoria de una sociedad moderna que se topó de bruces con el muro de la intransigencia.

Aquel muro cayó. El Grupo Machado en Rocafort lleva años soñando caminos para despertar del largo sueño de la desmemoria el tránsito del poeta por nuestro pueblo. Evocar la figura de Machado en Rocafort alienta una certeza: los muros que nos alejan de nuestros anhelos siempre caen. Los colectivos y las personas que conforman el Grupo han hecho camino al andar para modelar la silueta del hombre singular que halló aquí paz y sosiego antes de partir definitivamente hacia el exilio, hacia la muerte. Su recuerdo nos hace bien, no sea que esas viejas ideas que siembran las larvas del totalitarismo, a uno y otro lado del Atlántico, nos hagan transitar los caminos entre una España que muere, y otra que bosteza.

Desde esta mañana un bajo relieve recuerda la semblanza del Machado que fue y queremos despertar, en la fachada del jardín de la Casa de la Cultura. Una pieza regalada al Ayuntamiento por la Red de Ciudades Machadianas, de la que forma parte Rocafort junto con Sevilla, Soria, Segovia, Baeza y Collioure. En uno de estos días azules y bajo este sol de la infancia que conoció el poeta,  hemos rendido tributo a un hombre bueno a quien no podemos olvidar, pues su recuerdo es el despertar de lo que más importa.

whatsapp-image-2016-11-13-at-21-11-06

Machado en Rocafort

24/02/14. Ayer concluyó la semana dedicada a conmemorar el 75 aniversario de la muerte del poeta que vivió en Rocafort entre 1936 y 1938, Antonio Machado, con el descubrimiento de la escultura inspirada en el dibujo que Ramón Gaya le dedicó en la revista Hora de España y que muestra al poeta paseando por la huertamachado. La estatua puede contemplarse ya en la Avenida Eugenio López Trigo, frente a Villa Amparo, la casa en la que vivió el poeta. Rocafort rinde así este tributo justo a un hombre bueno y comprometido con su tiempo.

Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: