Berta Ferriols, 8 de marzo en Rocafort

Acabo de llegar a casa después de acompañar a Berta Ferriols Monrabal en el homenaje que le han tributado sus vecinos y vecinas de Rocafort.

Desde hace algunos años, con motivo de la celebración del 8 de marzo, día internacional de la mujer, el Ayuntamiento homenajea a una vecina. Un homenaje, en nuestra cultura, es la demostración pública de admiración y respeto hacia una persona. Las mujeres, también en nuestra cultura, han estado tradicionalmente apartadas del homenaje, pues el sesgo sexista tiene aquí un valor antropológico y, además, etimológico: la palabra homenaje es un préstamo del occitano antiguo ome-natge, derivado de ome (hombre), en el sentido de señor feudal o vasallo. Los homenajes los efectuaban los reyes a sus señores varones. Por eso muchas fortalezas medievales disponían la torre del homenaje a la que accedían, claro está, únicamente los hombres.

Sigue leyendo

Todos los fuegos, el fuego

Las imágenes
que nos rodean, incluidas las de la historia del arte y la literatura, la
publicidad, los videos virales, las letras de las canciones o los carteles políticos,
son conjuntos de significantes que construyen identidades. Son, en palabras de
Louis Althusser, imágenes culpables. El pensamiento feminista (uno de los más
prolíficos del siglo XX) nunca fue homogéneo y supo nutrirse de posiciones muy
diferentes. Pero resulta extraordinariamente difícil confundirse de esta manera
a la hora de diseñar un mensaje conmemorativo del día internacional de la mujer.
Vean, vean:

image

Como en el
cuento de Cortázar, el candidato a todo (europeas, generales) parece relacionarse con la causa
feminista en distintos espacios y tiempos. Niega representación cremallera (una aspiración histórica del feminismo
político) y desplaza a las mujeres hasta del cartel del 8 de marzo. ¿Qué mejor
cartel para las generales que quieren repetir Rajoy y Podemos? Es de chiste.