Rocafort es el municipio de l’Horta que más gasta en servicios sociales y fomento del empleo

El Ayuntamiento de Rocafort es el que más invierte de la comarca de l’Horta en actuaciones de protección y promoción social, según el balance de cuentas de 2016 que ha publicado el Ministerio de Hacienda. En total, Rocafort ha destinado de su presupuesto de 2016 a esta materia 894.200€, equivalentes a 128€ por habitante. 

La mayor parte de esta inversión ha ido a parar a servicios sociales, tanto de asistencia como de promoción social y, a continuación, al fomento del empleo. Los datos muestran que para el Gobierno local es una prioridad favorecer el bienestar social y la igualdad entre los vecinos y vecinas de Rocafort, atender de la mejor manera sus necesidades, aumentar la integración y contribuir a la convivencia. Sigue leyendo

Anuncios

#Rocafort paga a sus proveedores en 33 días, frente a las 192 de 2011.

30/01/2015. En cuatro años de gobierno del PSOE en Rocafort el promedio de pago a proveedores (en días) ha pasado de los 192 días del cuarto trimestre de 2011 a los 33 días del cuarto trimestre de 2014.

Los proveedores del Ayuntamiento cobran por tanto en una media de 33 días mientras que hace 4 años, con el gobierno del PP en Rocafort, tenían que esperar de media 192 días. 

Se trata de una buena noticia para los proveedores del Ayuntamiento, muchos de ellos vecinos del municipio, que no tienen que soportar la morosidad que se instaló durante los años de gobierno del PP.

Con estos datos, el
indicador del periodo medio de pago a proveedores del 4T ha sido de 3 días.

La remisión
trimestral de ratios desagregados del informe de la Ley 15/2010 mide la morosidad en los pagos de las administraciones públicas a sus
proveedores.

El Ministerio suprime la regla de gasto para 2015 en fase de aprobación pero la mantiene en fase de ejecución y liquidación

El MINHAP habría resuelto eliminar la regla de gasto para la aprobación de los presupuestos municipales para el ejercicio 2015.

El instrumento ha sido la Orden HAP/2082/2014, de modificación de la Orden HAP/2105/2012, de obligaciones de remisión de información al ministerio.

En el artículo 15 de dicha Orden, el ministerio suprime la obligación de remitir al Estado la valoración de la regla de gasto en fase de elaboración del presupuesto y parece ser que en fechas próximas la IGAE (Intervención General de la Administración del Estado) va a modificar la guía sobre la regla de gasto dejando claro que no existe obligación legal de evaluar la regla de gasto en la aprobación de los presupuestos locales.

Así, en la Orden vigente hasta la semana pasada, se establecía la obligación con este tenor:

orden hap_2105_2012

Con la nueva orden, queda regulado de la siguiente manera:

orden hap_2082_2014

Pero no se elimina la evaluación de la regla de gasto en fase de ejecución: los ayuntamientos seguirán obligados a evaluar trimestralmente el cumplimiento de la regla de gasto:

orden hap.2082.2014

De esta manera, el presupuesto podrá aprobarse ajustado a ingresos (sin regla de gasto) pero su ejecución sí deberá cumplir la regla de gasto.

A mi juicio, no parece razonable suprimir en la aprobación del presupuesto el cumplimiento de la regla de gasto para después exigir su cumplimiento a partir del mes de abril (en la ejecución trimestral).

En consecuencia, y de confirmarse en los próximos días que la desaparición de la obligación de remisión al Ministerio implica no solo eliminar la remisión, sino también eliminar la propia obligación de cumplimiento de la regla de gasto, los ayuntamientos podrán aprobar presupuestos sin la tortuosa regla de gasto, pero teniendo presente que sí que se evaluará por las intervenciones locales durante la ejecución del presupuesto.

Falta determinar qué consecuencias prácticas tendrá para las corporaciones locales el más que previsible incumplimiento trimestral. Si la voluntad del ministerio es la de retirar la regla de gasto para este ejercicio 2015, haciéndose eco al fin de la posición mantenida por los alcaldes en el seno de la FEMP, que suprima tamnién la obligación de cumplir la regla de gasto en fase de ejecución y liquidación del presupuesto local, y no solo en fase de elaboración.

Entonces nos podremos creer que el Ministerio de Hacienda, por una vez, ha corregido sus propios errores.